La temporada 2017 de la ATP está a escasos meses de concluir y esto no es más que un indicativo de que la gira asiática ha llegado al circuito. Los torneos categoría 500 de Beijing y Tokyo, más el Masters 1000 de Shanghai, son los platos fuertes, pero un paso antes pudimos disfrutar de dos buenos “aperitivos”, con los 250 de Chengdu y Shenzhen.

Jugados en la última de septiembre en este año, ambos torneos de China sirven como el pistoletazo de salida para la gira asiática, una de las últimas del calendario y también de las más emocionantes del circuito.

Si bien no son torneos de gran envergadura, la importancia no es mínima y la calidad de los tenistas que participan es muestra clara. De los dos campeonatos, el celebrado en la ciudad de Chengdu es el más “joven”, con apenas dos años de existencia, ya considerando el 2017.

En su primera edición, el ganador fue el ruso Karen Khachanov, quien derrotó en la final a Albert Ramos-Viñolas y en la recién terminada Denis Istomin fue el gran vencedor, tras vencer a Marcos Baghdatis, en solo 23 minutos de juego, después del retiro del tenista de Chipre.

Chengdu significó el segundo título en la ATP para Denis, pero sobre todo mantiene a Asia como una de las partes con más fuerza de la temporada, con torneos recientes pero que no descuidan su calidad.

Por su parte, el campeonato de Shenzhen tiene un poco más de experiencia que el de Chengdu, aunque no en demasía. 2014 fue el año debut y tras tres años su gran nivel se mantiene.

Su primera edición fue de vital importancia y no solo para los organizadores, sino para toda China dentro de la ATP, ya que ayudó a que el “Gigante Asiático” fuera anfitrión por primera vez de torneos 250, 500 y Masters 1000 durante tres semanas consecutivas.

Además, ese certamen se lo llevó el británico Andy Murray, lo que sirvió como un gran broche de oro para una histórica edición.

En 2017 el gran triunfador fue David Goffin y el campeonato no es mínimo, pues significó el primer título para el belga después de una sequía de tres años. Por si fuera poco, la obtención de este trofeo lo acercará un poco más al sueño de disputar las ATP Finals el próximo noviembre, además de dejarle una gran confianza de cara a los torneos importantes que aún quedan por disputar en Asia.

Chengdun y Shenzhen ya han terminado, pero dejaron un gratísimo sabor de boca de cara a las próximas semanas, ya que Asia apenas comienza para la ATP. Las paradas inmediatas son el China Open y Rakuten Japan Open, dos campeonatos categoría 500, que también ayudarán como antesala del Masters de Shanghai.

¿Quién será la gran estrella de esta gira asiática?

Ver más
NOTICIAS