David Ferrer, El Quinto Grande - Abierto de Tenis Los Cabos

David Ferrer, El Quinto Grande

David Ferrer cuelga la raqueta con honores en este Mutua Madrid Open 2019. No es para menos: ex No. 3 del mundo, 29 títulos ATP, tres Copas Davis, finalista de Roland Garros, semifinalista del US Open y del Abierto de Australia, cuartofinalista en Wimbledon… Sin duda, una de las mejores carreras de la historia del tenis español, más que notable a nivel mundial. Porque el de Jávea se ha ganado con creces el respeto de sus compañeros de circuito. Entre ellos, por supuesto, están Novak Djokovic, Rafael Nadal, Roger Federer y Andy Murray. O lo que es lo mismo: el Big 4.

Ferrer no duda en afirmar que este grupo de leyendas y la “ambición” que les caracteriza le han hecho mejor jugador. Sobre todo, su compatriota Nadal: “Rafa ha sido un espejo para mí. Aunque es más joven y entró más tarde en el circuito, he aprendido de él. El ganar un torneo y volver a ganarlo. Levantar Roland Garros, irse a Queen’s y volver a ganar… Eso me hizo entender que cuando ganas un torneo no basta, sino que hay que seguir. Eso me ha ayudado a ser No. 3 del mundo y a tener la regularidad que tuve”.

El alicantino es contundente sobre lo mucho que le ha beneficiado tener al Big 4 como competencia. “Si no los hubiera visto, si me hubiera quedado con otro tipo de jugadores que vi al principio de mi carrera, pero no hubiera sido tan buen jugador”, reconoce. Si tiene que elegir, se queda con Federer como el rival que más le exigió: “Cambiaba los ritmos y me volvía loco. Igual le hacía sudar, como a muchos jugadores, pero nunca tenías oportunidad para poder ganarle”.

¿Y el estilo de juego de qué rival, entre la élite ATP, se le daba mejor? El de David Nalbandian, un “jugadorazo”. Aunque matiza: “También hay tenistas con los que siempre he sufrido. Hay estilos de juego con los que te acomodas bien. Sin embargo, hay otros, aunque tengan menor ranking, en los que te cuesta más ganar. Eso sucede”.